jueves, 25 de diciembre de 2008

Demasiados contrastes

A pesar de todo no puedo seguir adelante. El peso del corazón aumenta y sus escalones se consuman infinitamente más a cada paso que doy. Ya se ha intentado tantas veces, demasiadas veces. Los lapsos consumidos reniegan mi existencia, esfuman mis ganas de vivir. Me niego. Me niego a vivir en una condición sumamente infeliz. Me niego a ver que no logro que me des lo que quiero. Son los pequeños detalles, son tonterías, manías mías que quiero, que necesito, que demando. Y tú te niegas. Soy yo. Soy yo que siento. Me haces infeliz.

Esta vez sí, esta vez es un adiós para siempre. No uno de esos adioses que se esfuman en el silencio y la pérdida. No. Es otro. Es el adiós que penetra en el fondo del alma dejándote sin ganas de intentarlo de nuevo. Es el adiós de la indiferencia.

Feliz Navidad.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Carta a una ourensana

Génova es rara, Ana. Es una ciudad de la que tengo recuerdos de cosas que no he vivido, pero eso me hace ir despacito, más tranquila, con dos dedos, torpe, pero acertando las letras que quiero dar. Estoy tranquila, por fin. Al menos ya no siento que me muero por dentro, eso es bueno, ¿no? Y tengo ganas, pequeñas, pero ganas, de empezar otra vez y olvidarme de que esta y cualquier ciudad a veces está tan triste como yo. Notar que estoy cambiando, aunque solo sea un poco, bueno…si es mucho, mejor. ¿Has visto que egoístas nos volvemos cuando estamos solos? Espero que cuando seas medico tendrás cura para el egoísmo.

¿Tú crees que nos enamoramos solo para no estar solos? Yo me he enamorado de una chica, una chica gallega, ourensana más bien. Eso es: me he enamorado de ti. Espero que lo que tienes ahora sea lo que siempre soñaste tener. Mirar los sueños cuando no los conseguimos, porque a algún sitio tienen que ir. Aunque creo que al final, los sueños no son más que una excusa. Pero una excusa muy gorda, es la excusa para vivir. Por eso también a veces se convierten en la mirada nostálgica de lo que nunca fuimos. Que putada, Ana, asumir que nunca serás lo que siempre deseaste…ni esperarlo siquiera. Joder. Deseo…deseo...deseo…deseo…quiero con todas mis fuerzas ser feliz, y con eso hacer un poco felices también a los que me rodean. Eso es lo que siempre quise.

Ay, qué bien…qué bien Génova, Ana.

Beso.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Te necesito

He de beberte a sorbos muy pequeños,
deletrear las frases, hacer alto
después de cada encuentro,
cerrar los libros de las confidencias,
amarte muy despacio, y distanciando
Los besos como islas.

Exceso, Josefa Parra

viernes, 12 de diciembre de 2008

Que sea el Ahora

[...] porque decir mañana
es casi discutir el más allá,
y hablamos del dolor de los horarios,
alejados, cayendo en la imprudencia,
como los vivos hablan de la muerte.

Luís García Montero

jueves, 20 de noviembre de 2008

Atrapada en la realidad

Ahora que ha vuelto a llover por dentro, estoy más sola que nunca

Día tras día la vida duele un poco más de la cuenta. El temporal sigue avanzando, con su paso incesable, dejándome sin paredes bajo las que protegerme. Jugué mal mis pocas cartas, y volví a sentarme a solas con la decepción. Duele el silencio cuando todo lo que necesitas es un fuerte abrazo que te haga sentir que la lucha es compartida. Duelen las circunstancias cuando se retuercen ante tus ideales que te han alimentado ante la negación de la realidad. Duele ver tanta resignación ante la incapacidad de ser feliz. Duele ver que la cruda existencia siempre tiene la última palabra.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Observando

Ojos que observan
una pequeña,
minuta sombra,
ante la verídica realidad.
Un grano de arena ante las olas del mar.

La quimera del mi propio mundo se sobrepone.

La percepción de los otros,
extraños
viajeros temporales.

El mar y las sombras me cubren
¿Qué queda de la dimensión humana
ante un mar insignificantemente infinito?

Controlar lo indómito,
materializar lo utópico,
nos convertimos en el enlace,
en la raya borrosa que traza el horizonte
.

Sólo es real lo contiguo,
la esencia,
el sentir verdadero,
como lo es un cuchillo perforado en las venas.
El resto se diluye en lo efímero,
en el frío y la distancia.

Ínfimos
nos chocamos contra las olas,
corriendo,
esperando,
pensando,
actuando,
amando,
olvidando,
dueños del momento.

Sólo nos queda el ahora,
perenne instante vivido.
Las olas siempre tendrán la última palabra.

[Ro]

viernes, 14 de noviembre de 2008

martes, 11 de noviembre de 2008

Parada

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

Rubén Darío, Lo Fatal

* * *

Lo que me transmiten estas palabras...

lunes, 10 de noviembre de 2008

Cuando llegues a amar

Cuando llegues a amar, si no has amado,
sabrás que en este mundo
es el dolor más grande y más profundo
ser a un tiempo feliz y desgraciado.

Corolario: el amor es un abismo
de luz y sombra, poesía y prosa,
y en donde se hace la más cara cosa
que es reír y llorar a un tiempo mismo.

Lo peor, lo más terrible,
es que vivir sin él es imposible.

Rubén Darío, Cuando llegues a amar...

lunes, 3 de noviembre de 2008

Muerte eterna

Me siento sola,
incomprendida,
engañada,
exhausta
Petrificada en la nada.
No más,
Así no más, por favor
No más.

Mis entrañas se están pudriendo
poco a poco
Sin que nadie haga nada
Simplemente
Observan mi muerte
Lenta
Recuerdan mi vida pasada
Fugaz.

Esta no es vida:
Esto es el pasar lento de lapsos consumidos,
Es carne muerta arrancada por los buitres,
Es la paradoja del amor,
Es la esencia del fracaso,
Es la desesperación personificada,
Es mi vida que ha dejado de existir
Desde hace tiempo
Poco a poco
Lento
Fugaz
Para siempre.

[La que no ha sabido ser]

lunes, 20 de octubre de 2008

Vivir

La felicidad es amor, no otra cosa. El que sabe amar es feliz.

Hermann Hesse

* * *

Miro desde mi ventana. Veo a una pareja de mujeres, ya mayores de edad. Están en la terraza poniendo la mesa. Hace buen tiempo. Las observo. Me centro en su relación, en cómo se tratan. Ningún abrazo, ninguna caricia, ninguna sonrisa, ninguna demostración de afecto. Quizás ya ha pasado mucho tiempo, es algo previsible, quizás ya no hace falta, saben lo que sienten. Sin embargo verlas así me asusta. Miro. Una está sentada en la mesa leyendo un periódico, supongo esperando la cena.

Me pregunto cómo seré yo dentro de 30 años. Si estaré sola, si tendré alguien a mi lado. ¿Cómo será esa relación? Es difícil predecir, difícil intentar abrir las puertas a algo que lleva a una completa oscuridad. No podría aceptar estar como aquellas dos mujeres. Coge su vaso de vino. Bebe. Llega la otra. La cena está en la mesa. Vuelve a entrar. La otra empieza a comer. No espera. No ayuda. Ni una caricia, ni un beso, ni un mimo. Me entra un escalofrío. ¿Acaso no hace falta demostrar cariño aún después de tantos años? ¿Acaso una relación no se alimenta de pequeños detalles en el día a día?

Rezo para que no me convierta en una mujer insensible, acostumbrada, predecible. Quiero alimentar una relación, no quiero que se convierta en rutina. Ha vuelto. Una enfrente de la otra. Hablan. Me consuela. No las conozco, no sé nada de ellas, de sus vidas, de su felicidad. No tengo derecho a juzgarlas. No las juzgo. Simplemente observo, imagino, espero.

Me veo en la misma terraza con la persona que cada día dibuja mi presente. Me veo consumida por los años pero rejuvenecida por estar con la persona que tengo al lado. Nos veo en la terraza. Ponemos la mesa. Preparamos la cena. Te acaricio el pelo, te abrazo por la cintura. Te das la vuelta y me besas. Nos sentamos. Comemos. Conversamos. Reímos. Nos miramos con la misma pasión de hace 30 años. Miro. Han acabado de cenar. Una está medio dormida y la otra ha vuelto a leer el periódico. Miro. Hemos acabado de cenar. Me levanto, me acerco a ti, me siento encima de ti y me quedo entre tus brazos disfrutando de cada segundo a tu lado.

jueves, 16 de octubre de 2008

Sed de ti

No eres
posible,
no es posible
que todo el calor del mundo
haya cobrado la forma de tu cuerpo
tendido e irradiante junto al mío,
no es posible tu cuello
girando sobre la almohada lentamente
como fanal de dicha,
tanta fructificación no es
posible, tan alta primavera
desbordando tus pechos y tus manos
hasta inundar todas las alcobas de mi vida,
no es posible el latido de tu sueño
cuando convoca
paisajes como caricias, dédalos susurrados
de fraternidad y auxilio y maravilla,
no es posible la paz de tu vientre rubio
si te busco debajo de las sábanas.
Desnuda no eres posible. Junto a mí, no es posible.
Eres lo más real y no es posible.

Incredulidad, Jorge Riechmann

miércoles, 15 de octubre de 2008

Reflexión para sordos

‘Deja de darle tantas vueltas a las cosas; Dios Ro, deja de darle tantas vueltas a las cosas, ¿por qué le das tantas vueltas, dime, por qué?’. Porque pienso. Soy un ser racional y por muchas irracionalidades que diga, las cosas me afectan de una forma extremadamente impactante. Soy una de esas personas que siente mucho, demasiado y aun peor: reflexiona aun más sobre ello. Como todos tengo cosas que no me agradan, y las cosas que no agradan muchas veces se perciben como problemas. Y esos acontecimientos desagradables necesito compartirlos, hablarlos, solucionarlos.

Necesito dialogar. La comunicación es una de las herramientas más importantes en la sociedad actual, no solo en el entorno profesional sino también y sobre todo en el ámbito personal; sin comunicación es imposible tener trato con las personas. Necesito dialogar. Lo más valioso que tienen los problemas es que a través del dialogo se pueden escuchar los puntos de vista de la otra persona y sobre todo comprender la situación en la que nos encontramos para poder llegar a realidades cada vez más favorables. Necesito dialogar. El hecho de llegar a entenderse mutuamente y establecer acordes comunes. Necesito dialogar. No me gusta encontrarme delante de una puerta de madera completamente cerrada, bloqueada y que encima no muestra ninguna señal de abertura porque parece que simplemente no tiene el mínimo interés para mejorar la situación.

El patrono es siempre el mismo: las cosas que nos agradan las gestionamos bien, mientras las cosas que no nos agradan no las aceptamos y huimos de ellas. Intento ganar confianza y lo único que recibo a cambio es la negación completa de cualquier forma de dialogo. Cada vez tengo que enfrentarme al mismo ciclo negativo de no saber resolver los problemas. Ya no vale la pena contar lo que me pasa, porque de todas formas no se me hace caso. Dejo de quejarme. No hablo, y por lo tanto se pierde la oportunidad de mejorar la relación que en este momento no funciona y que cada vez sigue empeorando, causando aun más insatisfacción.

Estoy cansada, sinceramente cansada de tener la sensación de que mis pensamientos simplemente resulten en palabras sueltas sin aparente significado; palabras sueltas que al final se acaban chocando contra esa puerta gruesa e inerte de madera que es tu corazón. Cansada de no ser escuchada. Estoy harta de que no se me preste la atención necesaria, sobre todo si se trata de asuntos comunes. Harta de desnudarme ante un problema y ver completa indiferencia.

Por lo visto parece que le doy demasiadas vueltas a las cosas, que me hago líos mentales, que siempre repito lo mismo; pero, ¿qué hacer si no se me escucha?, ¿qué hacer si no noto la mínima forma de colaboración por la otra parte? Me siento impotente de no poder llegar a expresarme lo suficiente o no ser lo suficientemente escuchada. Me afectan los problemas y me importan los demás puntos de vista. Me interesa fomentar una relación y sin comunicación esto resulta prácticamente imposible. Y estoy harta de que nadie me entienda, que nadie me escuche, que nadie se sepa meter en mi situación. ¿Es tan raro hablar de las cosas en vez de simplemente echar en cara? ¿Es tan absurdo dialogar sobre lo que necesita la otra persona? ¿Es tan sorprendente intentar solucionar los problemas? ¿Es tan extraño escuchar y prestar atención? Si solo supiera…si solo entendiera la razón por la que siempre rechazas el dialogo…si solo supiera…pero no lo sé. Estoy cansada de internarlo. Basta.

lunes, 13 de octubre de 2008

Drogadicta

Ni me entiendo ni me entienden;
ni me sirve alma ni sangre;
lo que veo con mis ojos
no lo quiero para nadie.

Todo es extraño a mí misma,
hasta la luz, hasta el aire,
porque ni acierto a mirarla;
ni sé cómo respirarle.

Y si miro hacia la sombra
donde la luz se deshace,
temo también deshacerme
y entre la sombra quedarme
confundida para siempre
en ese misterio grande.

Ni me entiendo ni me entienden, Concha Méndez

* * *

Tengo que huir de todos los pensamientos irracionales e insensatos que rodean mi cabeza. Me veo atrapada, paralizada ante mi mismo juego subjetivo de axiomas. Mis venas saborean la llegada de una nueva inyección de jodetelavidahastaquepuedas , el nuevo medicamento que cuida la depresión y maltrata el espíritu. Efectos colaterales: distorsión de la realidad, exagerada reprobación, creencias paranoicas y eventual pérdida de control. Lo malo es que la sobredosis suele ser lo más corriente.

Indefensa me veo reflejada en el suelo, subyugada de ideas profanas, ataques disparatados, realidades ilusorias. El fármaco me transforma en un ser que yo misma no reconozco. La necesito. No puedo vivir sin ella. La droga se me hace indispensable. Mi cuerpo arde por ella, aunque la razón – en estado puro de conocimiento racional– rechaza cualquier forma de suministración subcutánea. Es algo que no puedo controlar. Una atracción inverosímil y completamente absurda.

Se supone que soy la dueña de mi cuerpo, de mi alma, de mi mente, de mi corazón. ¿Por qué me quedo así? ¡Haz algo, coño! ¿Por qué cada vez me entra ese hormigueo insaciable en el estomago? ¿Por qué cada vez vuelve a penetrarme la aguja de la irracionalidad? ¿Acaso no sé cómo actuar? ¿Acaso no sé cómo son las cosas realmente? ¿Por qué se me ciegan los ojos y me niego a ver las cosas como son? ¿Por qué no puedo ver la realidad? ¿Por qué me dejo llevar por instintos indefinidos? ¿Por qué no soy racional? ¿Por qué necesito algo que no quiero?

Me veo atrapada, atrapada en un pozo sin fondo. Sigo cayendo. Abajo, más abajo. No puedo detenerme. Infinito lastro de inestabilidades. Perenne desfile de propuestas en vano. Soy incapaz de mantener mi palabra. Ella misma…la droga es más fuerte que yo. Pensaba poder vencerla pero ya me he dado cuenta que es una autoinyección automatizada. Ya no tengo control sobre mí misma.

Siguen ganando. Una y otra vez. Y lo peor es que no puedo prescindir de ellos. Mis axiomas irracionales son como la droga: enganchan. Es más fácil seguir jodiendoselavida que dejarlo. Con la diferencia de que los drogadictos lo hacen por placer…yo por masoquismo.

domingo, 12 de octubre de 2008

Contigo

Y sin lóbrega luz me voy ahora
hasta tus pasos.
Sosténme, te sostengo.
Apóyate, me apoyas.
Caminemos ya juntos,
pueblo, mujer míos.

Como dura puerta, Jaime Labastida

* * *

Estoy contigo, siempre, hasta el final del mundo. Estaré a tu lado hasta llegar a esa inmensa puerta, esa puerta que hasta hoy ha permanecido cerrada. Juntas. Te acompañaré hacia la puerta de la felicidad. El cielo nos contemplará. Percibirá nuestras manos se unidas en un abrazo, fundiéndose con la cerradura. Palpitará nuestro incesante ímpetu al reventar aquella puerta, que demasiado tiempo ya se ha quedado cerrada. Advertirá que la silueta de las dos, ligadas como las alas de las mariposas, atraviesa esa puerta, con sumo cuidado, asegurándose que la ha sobrepasado. Estamos allí. Juntas. Unidas.

No te voy a dejar ir. Estoy allí, contigo. Apóyate amor, apóyate en mi pecho. Escucha: ¿lo oyes? Es mi corazón, que sigue latiendo, porque tú le das la vida. Siénteme, siénteme contigo, siente el motor de la vida que me lleva hacia ti. Ese motor que me da la fuerza para seguir adelante. Tu desesperación será mi fuerza. Tu desilusión será mi ánimo. Porque tú, amor, tú me haces vivir.

sábado, 11 de octubre de 2008

Estrella

La mayoría de los seres humanos son como las hojas que caen de los árboles, que vuelan y revoltean por el aire, vacilan y por último se precipitan al suelo. Otros casi son como estrellas, siguen su camino fijo, ningún viento los alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta.

Herman Hesse


* * *


Estrella, quiero ser estrella...



jueves, 9 de octubre de 2008

Absurdo...pero mío

Déjame, pensamiento, déjame...

Déjame, pensamiento, déjame,
mañana seré tuyo,
volveré a ser tu presa.

Pero hoy,
mientras la luz araña en los árboles y pide
una oportunidad,
quiero que me recoja la inútil primavera.

A la casa del frío
regresaré mañana, cuando el tiempo
exponga sus razones
y el corazón pregunte
lo que falta por ver,
cuántos latidos
pueden quedarle para detenerse.

Luís García Montero

* * *

Las llamas de la herida se hacen más intensas;
se hacen cada vez más grandes
y yo misma decido echarle alcohol.
Duele,
todo duele,
agonizo por cuestiones que yo misma desconozco.

Solo sueño con mares índigos y paisajes frescos,
con ser perfecta y inmejorable.
Sin embargo yo también tengo decepciones
irracionales,
absurdas,
incomprensibles,
pero las tengo.

Pensamientos que no me dejan un momento de tregua,
me impulsan y me transforman en su muñeca voodo.
No quiero pensar
no quiero conceder espacios,
someterme a charlas interiores,
tolerar faltas de comprensión.

Sola.
Quiero estar sola;
para que nadie me juzgue,
para que nadie me condene;
porque estoy harta de ver mis ideales derrumbarse debajo de mis pies,
porque no siempre lo mío es irracional,
porque lo que siento es importante, por absurdo que sea;
porque tengo razones.

sábado, 20 de septiembre de 2008

Llorando por ti

Vuelve a ser la de antes, por favor.
Lucha, por favor.
Ahógate en mi amor...
...por favor

* * *
Te echo de menos, le digo al aire
te busco, te pienso, te siento y siento
que como tú no habrá nadie
y aquí te espero, con mi cajita de la vida
cansada, a oscuras, con miedo
y este frio, nadie me lo quita

Tengo razones, para buscarte
tengo necesidad de verte, de oírte, de hablarte
tengo razones, para esperarte
porque no creo que haya en el mundo nadie más a quien ame
tengo razones, razones de sobra
para pedirle al viento que vuelvas
aunque sea como una sombra
tengo razones, para no quererte olvidar
porque el trocito de felicidad fuiste tú quien me lo dio a probar

El aire huele a ti, mi casa se cae porque no estás aquí
mis sabanas, mi pelo, mi ropa te buscan a ti
mis pies son como de cartón
que voy arrastrando por cada rincón
mi cama se hace fría y gigante
y en ella me pierdo yo
mi casa se vuelve a caer
mis flores se mueren de pena
mis lagrimas son charquitos
que caen a mis pies
te mando besos de agua
q hagan un hueco en tu calma
te mando besos de agua
para que bañen tu cuerpo y tu alma
te mando besos de agua
para que curen tus heridas
te mando besos de agua
de esos con los que tanto te reías

miércoles, 17 de septiembre de 2008

E Algo Máis

As túas mans, meu amor,
Teñen o recendo das alboradas frescas
Cando bican a terra que se espreguiza,
E algo máis.

Os teus ollos, meu amor,
Son coma as risas primeiras dos nenos,
Que aledan e enfeitizan,
E algo máis.

No teu peito, meu amor,
No teu peito estro tódolos meus medos
E vólvenseme pombas de paz,
A voar polas catro beiras do meu Corpo,
E algo máis.

Os teus bicos, meu amor,
Saben ós solpores roibos e apousados
Que anuncian días fértiles e venturosos,
E algo máis.

As túas apertas, meu amor,
Fanme soñar outonos longos,
Longos espacios de ternura mol e farturenta,
E algo máis.

O teu sexo, meu amor,
Fúndese en min mainiñamente
Coma pan branco de comunión,
Coma auga en terra aberta para a crianza,
E algo máis.

E algo máis, meu amor, e algo máis,
Porque ti non me pechas en ti mesmo;
Es porta de acceso a tódolos misterios
De Deus e da xente,
Por iso te quero máis cada día.

Manuel Regal Ledo, No Nome Do Pai
(Caderno de Oración)

domingo, 14 de septiembre de 2008

Cariñometro

Es difícil medir el cariño...

...A veces no es que la otra persona sea poco cariñosa, sino que en un momento determinado necesitamos más.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Pedido urgente

Te necesito.

Abrázame.
Fuerte.
Necesito uno de esos abrazos que me estremecen.
Necesito uno de esos abrazos que me hacen renacer.
Necesito uno de esos abrazos que me llevan a un lugar seguro.
Necesito uno de esos abrazos que solo alguien que me ama puede dar.
Necesito un abrazo tuyo.

Abrázame.
No me sueltes…
…hasta que me despierte sintiéndome tuya,
solo tuya.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Muérete

Perdida saboreo el amargo jugo de mi fracaso,
observando los trozos rotos de mi alma,
abandonados en la oscura calle de la perdición.

Envuelta en las redes de mi inmoralidad
caigo en un pozo sin fondo
me hundo,
me derrumbo,
tropiezo en mis propia miseria.

La realidad me ciega:
jamás podrá ser diferente
el descalabro de mi ser,
salvaje,
indomable.

Mata a la esperanza,
quitándome la ilusión de la felicidad
contigo.

Quiero morirme.
Muérete.

domingo, 7 de septiembre de 2008

¿Porque?

¿Porque?
¿Porque no puedo callarme?
¿Porque no puedo dejar de sentir?
¿Porque no puedo dejar de amargarme la vida?

Necesito aire,
necesito escaparme,
salir del ahogo de mi propia existencia.

No me quiero autodestruir.

Intelecto, llévame a la razón; razón, dame la fuerza; fuerza, sácame adelante. Sálvame.





Si vivo en esta calle será por algo...
No me rindo.

domingo, 31 de agosto de 2008

Alma perdida

Recorro tantos caminos posibles como creo que existen, creo saber lo que tengo que hacer, cómo actuar. Estoy pletórica, pues tras la sistemática analítica de mi ensoñada situación, solamente veo mi éxito rotundo sin existentes negativas. Controlo todos los factores…menos mi misma.

La vida siempre me sorprende. Sé de memoria mi situación especial, alerto mis cinco sentidos cuando creo que llegue el momento adecuado, sin embargo siempre me quedo en el punto de partida, inmóvil, trastornada, perdida. Y la famosa frase que todos suelen decir rebomba en mi cabeza sin cesar: ‘Todo aquello importante para ti ocurrirá cuando menos te lo esperes’. La espera se hace lenta, interminable, eterna. Entonces, y sólo entonces me doy cuenta que todos mis pensamientos especulados se difuminen en una nube de dudas y nerviosismo, conduciéndome inexorablemente hacia la peor de mis decisiones. Eludo mi responsabilidad auto inducida, apartándome estrepitosamente hacia mi deseo opuesto.

Me siento perdida, atrapada entre dos avenidas sin salida, sin saber cuál de las dos rutas hacia el fracaso escoger. Dos fuertes manos que ahogan mis pensamientos y emociones en una unión entre el llanto y la tristeza. Ya no seré más una persona, dando paso a ese ser inerte que no comprende el porqué de sus actos.

Mea culpa. Creía poder hacerlo, no es tan difícil, pero no te conoces hasta que no llega el límite. Oigo una voz que me especula en la mente, diciéndome que actúo de forma correcta, mientas el sentimiento me escupe en la cara. Así se esfuma mi glorioso instante. Mi cuerpo retorna a la normalidad, la voz se extingue y me quedo completamente vacía. ¿Perderé la oportunidad de mi vida, conciente de que ya nada volverá a ser como antes? No vendrán unas segundas. Me siento mal, traicionada conmigo misma. ¿Quién soy? ¿Tras superficiales máscaras que cubren mi rostro se encuentra una completa desconocida?

Otrora preguntas que resurgen cual estulticias y cuya respuesta sólo yo puedo hallarla.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Llegada

Se para el tiempo..
me siento en casa...
por fin...
demasiado perfecto!
Que se desencajen las pasiones en la ciudad de mis ensueños...
solo me faltas tú...

...Cambio de vida...

Eternidade, cariño, eternidade! :)

A vivir!

lunes, 18 de agosto de 2008

Me importas

Toda la ansiedad que llevamos con nosotros, nuestros sueños frustrados, la incomprensible crueldad, nuestro temor a la extinción, la dolorosa mirada interior a nuestra condición terrenal, han erosionado lentamente nuestra esperanza y cualquier otra salvación. El bramido de nuestra fe y la duda contra la oscuridad el silencio es una de las pruebas más terribles de nuestro abandono y de nuestro aterrorizado e indescriptible conocimiento.

Persona, Ingmar Bergman

* * *

A veces, aun confiando, sucumben los miedos, las angustias, ese hormigueo que se adentra en el abdomen dejándote sin palabras, llevándote a un abismo de lágrimas. Absurdo pero incontrolable. Desequilibrado pero enredador.

Confío en ti, en nosotras, en lo nuestro, aunque tú no me creas. Quisiera borrar la irracionalidad de mi sensibilidad, lucho por no ser tan infinitamente imbecíl, pero créeme, no es tan fácil.

Siempre he dicho que si duele, es que importa. Y si deja de doler, entonces ¿que queda?

Perdóname.

domingo, 17 de agosto de 2008

Eterna Llegada

Vueltas,
vueltas,
vueltas,
más vueltas…
punto de partida.

Vueltas,
vueltas,
vueltas,
más vueltas…
rutina rota en pedazos.

Matices de lapsos.

¿Qué es lo que te mueve ahora?

El hilo eterno de tu presencia,
sucumbe las barreras del desanimo
y el corazón hambriento,
se abandona a la euforia de tu ser.

* * *

El verdadero viaje hacia el descubrimiento no consiste en buscar nuevos horizontes sino en mirar con nuevos ojos - Marcel Proust

sábado, 16 de agosto de 2008

Sensus Amoris

Volcán silencioso.

Estremecidos gritos recubren tu magma envolvedora.
Mis pies descalzos se retuercen,
recorriendo el incandescente tiempo,
impetuoso,
marcando huellas hambrientas.
Quiero beber de tu veneno,
sintiendo el ardor de tus entrañas,
creyéndome dueña de tu ímpetu.
Saborear el agua ardiente de mi existencia,
tus segundos,
aferrándome a las entrañas halagadas de tu expiración.
Me perdí en tus jadeos subyugados,
quizás envuelta en ilusión.
Atrapada en una burbuja
floto en ti.
Apegada a la vida,
apegada a ti.
Ámote.

Y explota.

viernes, 15 de agosto de 2008

Gracias

Déjame saborear este momento, volando más allá de los últimos tejados y tus labios anhelantes.
Consiénteme el instante de perenne sublimación, aferrada al deseo contenido de abonar con mis dedos las huellas de tu pasión.
Acaríciame con la dulce cadencia de tus palabras, sabiendo que el viento traza un camino que tus susurros pueden llevarme a surcar.
Entrégame los deleitosos crepúsculos de amaneceres en tu presencia, percatando el monograma de las noches luminosas.
Redúceme a palabras monosílabas, dejando mi aliento petrificado en el lecho de tu piel.
Traslúceme, mi amor, y saborea las infinitas muestras de ardor que alcanza la inmensidad de mi deseo.

Este mes ha sido sólo una muestra de todos los meses que tenemos por delante. He alcanzado el cielo con mis manos, colmando con apasionamiento el abismo de tus labios, disfrutando cada segundo de tu voz, de tu risa, de tu presencia, de tu afecto, de tu amor, de ti…

Gracias por este mes, por regalarme lo mejor de ti, llenándome de felicidad. Gracias por saber descifrar cada una de mis palabras aunque no diga nada. Gracias por convertir mis sueños en realidad. Gracias por toda la paciencia que tienes conmigo y por las veces que, a pesar de todo, me has tranquilizado y animado. Gracias por ser tú, para mí. Gracias por amarme. Siempre.

* * *

El tiempo es eterno
mirador perpetuo de la posterioridad,
sello de nuestro pacto férreo.
El tiempo es fugaz
relámpago de pasiones entrecortadas,
avaro como las ganas de tenerte.
El tiempo es heroína
pura droga,
insaciable,
seductora,
adictiva
flujo de tu presencia en mis venas.

Toxicómana de tu amor.


Shalalalala

[Ro]

martes, 12 de agosto de 2008

Recuerdos

Los recuerdos, inútil infinito,
pero solos y unidos contra el mar, intacto,
en medio de estertores infinitos...

El mar,
voz de una libre grandeza
pero inocencia enemiga en los recuerdos,
tan rápido en borrar las huellas dulces
de un pensamiento fiel...

El mar, sus blanduras indolentes
tan feroces y esperadas tanto, tanto,
y en su agonía,
presente siempre, renovada siempre,
en el despierto pensamiento, la agonía.

Los recuerdos,
el revolverse vano
de arena que se mueve
sin pesar sobre la arena,

ecos breves y lentos,
sin voz, ecos de los adioses
a minutos que parecían felices...

Los Recuerdos, Giuseppe Ungaretti

* * *

Todo es pasado. Ahora vivo para hacerte feliz y para empezar a amar, a amar por primera vez, a amar de verdad, a amarte.


Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida - Woody Allen

Y este sitio llamado futuro lo pasaré contigo, lo cual me resulta aun más interesante - Ro

lunes, 11 de agosto de 2008

Mi única certeza

Si solo pudiese. Si solo pudiese explicarte lo que mi corazón siente a cada nota emanada de tus labios. Si sólo pudiese desembrollarte la infinita alegría que embucha tu presencia. Si solo pudiese definir el ardor de mi deseo al imaginarte a mi lado. Si solo pudiese trasladar mis ganas de tenerte en certezas de sentirte. Si solo pudiese detener este momento, llevarlo entre mis brazos como una joya única, inimitable y quedarme con ella para siempre. Si solo pudiese asegurarme que tu sonrisa no se desliga de mi vida. Si solo pudiese tener la certeza de disfrutar para siempre, contigo.

Esta certeza la tengo. Esta vez sí. Esta vez lo presiento. Lo palpito. Lo advierto. Lo sé. Eres la mujer de mi vida. Y como el sigilo de una vieja caja de tesoros, nuestro amor seguirá llevándonos a un único destino. Tú eres yo. Yo soy tu. Una cadena perpetua de amor. No te separarás de mi vida. Nuestra felicidad es eterna cariño, ¡vamos a comernos el mundo!

Mi única certeza eres tu.. Me haces muy pero muy feliz!

martes, 5 de agosto de 2008

Tu vuelo

No estás llamada a ser mariposa,
Frágil,pasajera,
En jaula de cristal,
Hoy feliz, mañana…
Quizás.

¡Puedes!
Volar como un pájaro,
¡Alto, sí, muy alto!
Y romper esa jaula
Que no deja
Respirar,
Querer,
Vivir.

¡Grita !La libertad está ahí,
Sólo hay que querer salir.

lunes, 4 de agosto de 2008

Ilusión eterna

Una ilusión eterna está muy cerca de la realidad...lo único que hace falta es creer en ella... :)

* * *

No sé si pensar
si eres el ángel que cuida mi camino
No sé si pensar
si merezco todo este cariño
¿Qué has visto en mi?
que me regalas tu verdad y tu cielo,
que en esta vida ya no quiero otro besos,
y cada día tú me das tu total

Y quiero pensar
quiero sentir muy cerca de mí
Y quiero pensar
que eres la suerte que me arropa del frio.
¿Qué has visto en mi?
que me regalas tu verdad y tu cielo,
que en esta vida ya no quiero otro besos,
y cada día tú me das tu total

Y pienso
que si no existes yo me muero,
que en mi cabeza había un sueño,
y que se ha hecho realidad
Y quiero
contarle al mundo entero,
que tu vida es lo que quiero,
y tu eres mi mitad

Me quiero morir
si veo tristeza en tu sonrisa niña
Dependo de ti
si estas mal, puede que nunca sonría
¿Qué has visto en mi?
que me regalas tu verdad y tu cielo,
que en esta vida ya no quiero otro besos,
y cada día tú me das tu total

Y pienso
que si no existes yo me muero,
que en mi cabeza había un sueño,
y que se ha hecho realidad
Y quiero
contarle al mundo entero,
que tu vida es lo que quiero,
y tu eres mi mitad

Y voy
a darte mi alma y mi verdad
borras tus heridas y pensar,
que tu eres la suerte de mi vida
Y voy
a mirarte, a morirme, a luchar
llorar de alegría, quererte aun más,
que tu eres la suerte de mi vida

La Suerte De Mi Vida, El Canto Del Loco

domingo, 3 de agosto de 2008

Plan de Secuestro…

Objetivo: Tú.
Lugar de secuestro: Plaza Del Obradoiro, Santiago de Compostela.
Hora: 20:00 horas (que hay poca luz).
Desarrollo del plan: Verás un Clio rojo aparecer en medio de la plaza. Se abrirá la puerta. Lánzate en picado a su interior - que no te lo pienses-, es el pasaporte a tu libertad. El Clio rojo a esas horas se ve seguro. Verás de copiloto un peludito blanco –entrado en años- llamado Riki.
Rescate: El resto de tu vida.
Lugar de liberación: Finca recóndita, propiedad de la suegra de la secuestrada.
Nota: La novia de la secuestrada esperará allí con un jet privado destino amor sin fronteras.

¡¡¡¡Se ruega… puntualidad!!!!
xD (Debido al tráfico aéreo denso de la zona)

sábado, 2 de agosto de 2008

Luchar...y vencer

Nadie podrá ganar a la fuerza de nuestro amor…
Nadie podrá destruir las redes de nuestra relación…
Nadie podrá vencer al ímpetu de nuestra felicidad…
Nadie podrá convencer a la razón que nuestros corazones no tengan juicio…
Nadie podrá romper en trozos lo que hemos construido…
Nadie podrá quitarnos la esperanza…
Nadie podrá separarnos…

Porque sí, porque somos fuertes, porque estamos hechas la una para la otra, porque lo eres todo para mí, porque nos queremos, porque yo soy tuya y tu eres mía, porque nos hacemos felices, porque –poquito a poco- viviendo el presente, construimos nuestro futuro… juntas, siempre juntas.

Vamos a luchar, a luchar por nuestra relación, a luchar por todo lo nuestro, vamos a luchar por nosotras amor, por nosotras. Venceremos.

Todo nos fortalece, todo nos ayuda para seguir adelante, aun más convencidas, aun mas conscientes de que esto es para siempre…poquito a poco…

Presente y… infinito.

Te amo, no lo olvides…nunca.

* * *

- Si la dejas escapar morirás, la muerte del corazón es la más horrible que existe.
- No te dejaré escapar.

martes, 29 de julio de 2008

¿Qué es lo que tienes?

¿Qué dirías si hoy te invitara a mis sueños?
Tus labios de manzana
sobre la piel golosa de mis ingles
toda la noche -di, ¿qué pensarías?-,
tu saliva frutal levemente aromando
el hambriento contorno de mi vientre...
Qué cosecha tan dulce
(semillas y caricias y extravíos)
para un mundo sin sol.
Dime, ¿no acudirías
si también esta noche te convoco a mis sueños?

De los sueños, Josefa Parra

* * *

¿Qué es lo que tienes tú para que yo me ponga así?
Loquita, loquita me tienes...

lunes, 28 de julio de 2008

Brote de imbecilidad

Regretted woman: ¿Exigo demasiado?
Voz en off: No, cada uno tiene su nivel de exigencia.
Regretted woman: ¿Ella sabe que la quiero no?
Voz en off: Claro que lo sabe.
Regretted woman: ¿Tú crees que se acuerde también si me porto como una imbécil?
Voz en off: Que sí, ella te aguanta aunque seas imbécil…
Regretted woman: Pero hay veces que se raya –y con razón…- y, y... no quiero...
Voz en off: Bueno, pues no seas imbécil y no se rayará…
Regretted woman: ¡Es que no quiero ser imbécil!
Voz en off: …
Regretted woman: ¿¡Y eso que significa!?
Voz en off: Que paciencia…
Regretted woman: ¡Pero si eres impaciente!
Voz en off:
Por eso...¡Calla... y no me grites!


La verdad es que estoy hecha un lio, no puedo controlar estos brotes de imbecilidad transitorios que me llevan a quejarme una y otra vez. Si me callara no sería yo, o sea que te recomiendo el antídoto mas eficaz, la paciencia. Piensa que todo es debido a este sentimiento que me inunda y que es el motivo de mi vida.

domingo, 27 de julio de 2008

Tu cuello

Si quieres besarme.....besa
-yo comparto tus antojos-.
Mas no hagas mi boca presa..
bésame quedo en los ojos.

No me hables de los hechizos
de tus besos en el cuello...
están celosos mis rizos,
acaríciame el cabello.

Para tu mimo oportuno,
si tus ojos son palabras,
me darán, uno por uno,
los pensamientos que labras.

Pon tu mano entre las mías...
temblarán como un canario
y oiremos las sinfonías
de algún amor milenario.

Esta es una noche muerta
bajo la techumbre astral.
Está callada la huerta
como en un sueño letal.

Tiene un matiz de alabastro
y un misterio de pagoda
¡Mira la luz de aquel astro!
¡la tengo en el alma toda!

Silencio...silencio...¡calla!
Hasta el agua corre apenas,
bajo su verde pantalla
se aquieta casi la arena...

¡Oh! ¡qué perfume tan fino!
¡No beses mis labios rojos!
En la noche de platino
bésame quedo en los ojos...

Al oído..., Alfonsina Storni

sábado, 26 de julio de 2008

Te necesito, te siento, te amo

Te amo. Lo repito
cada día
como el tiempo repite en sus latidos
el paso de las horas.
Y por amarte, sufro.
Sufro porque no veo a cada instante
tu cálida presencia,
porque ignoro en qué piensas
cuando de mí estás lejos
y qué hacen tus manos
cuando no pueden
acariciar las mías.
Te
necesito ¿sabes?
como el pan que me como
y el aire en que me muevo.
Me enciendo como el sol
cuando te miro,
lloro como la lluvia
si te alejas,
y todas mis estrellas se me apagan
y todos mis rosales se deshojan
si no escucho tu voz.
Y no me basta, sabes, recordarte.
Necesito el apoyo de tu cuerpo,
la hondura de tus labios,
el fuego de tu instinto.
Sufro por esos días
que llegan sin traerme tu presencia,
por esa soledad que me aprisiona
en invisibles rejas
si renuncias a verme;
por todo
lo que podría ser y que no es,
por todo
lo que sueño y deseo inútilmente.
Y me basta saberte
viviendo, respirando
mis palabras. Y temo
perderte y no encontrarte
en el ardiente clima de mi amor.
La vida se desborda, se desata
por todos los caminos de mi sangre
cuando llegas
y vienes a mi encuentro.
Y si te vas, la sed, furiosamente
me azota, hasta que siento
que las heridas -labios insepultos-
sorben el agua oscura de mi llanto.
no digas que me amas
como yo te amo a ti.
Me mentirías.
el amor que me sientes
es tan sólo un espejo
que refleja una parte
del que yo he hecho mío
a través de mis años más hermosos.
Sin ti ya no hay caminos
que sirvan a mi paso,
ni noches que merezcan oscurecer los ojos
que encendiste al mirarme,
ni tallos que resistan ser cortados
inesperadamente
por esas manos mías, - esas flores
que morirán tan sólo
cuando olvides regarlas
con el puro contacto de las tuyas.
Te amo por todo cuanto niegas,
por todo cuanto das,
por lo que olvidas y recuerdas,
lo que gozas y sufres,
lo que dices y callas,
y porque sólo tú
has dado vida
al árbol de mi amor
y solo tú
podrás talar sus ramas.


Poema, Montserrat Vayreda

* * *

Te necesito más que a nada. A pesar de la distancia, de los miles de kilómetros que nos separan, te siento cerca. Debajo del cojín, grito en silencio tu nombre, esperando que cuando vuelva a abrir los ojos aparezcas. Eres la única que me ha hecho sentir tan plena, la única que me llena con tan solo una mirada. Has conseguido abrir el cajón de mi corazón cuando juré no volver a creer en el amor.

Paso las noches en vela deseándote a mi lado, esperando que estés detrás de mí, respirándome suavemente en el cuello, abrazándome fuerte. Entonces me daría la vuelta y te abrazaría aún más, para olerte, para sentir tu cuerpo junto al mío. Sentirte cerca, consciente de que no te moverás, que siempre te quedarás a mi lado, me abandono a tu boca, te cojo fuertemente tirándote sobre mí. Te pongo encima de mí y siento que nuestros cuerpos se funden... me encanta sentir tu cuerpo aprisionando al mío. Abro mis piernas y te abrazo con ellas, diciéndote que soy toda tuya, abandonándome a la dulce ley de tus deseos. Solo tu y yo, pegaditas, abandonadas a las dulces telarañas de nuestro amor. Te acaricio el pelo, me acerco a tu oreja y despacio, muy despacio te la muerdo, susurrándote que soy tuya, toda tuya.

Siénteme porque yo te noto cerca. Siénteme porque aunque estemos lejos, si miras la luna puede que veas mi rostro. Siénteme porque estoy allí, a tu lado. El deseo de poder por fin tenerte entre mis brazos, sentir tu respiración en mi pecho, se hace cada día más impetuoso. No me imagino mi vida sin ti, mis días no tienen sentido si tu corazón no está a mi lado. Te has convertido en una parte de mí, en las alas que me ayudan a volar: las alas de la felicidad, las alas de tu amor, las alas que me dan la vida. Sueño cada día con despertarme sin tener que nombrar la distancia.

Necesitaba que supieras que eres todo para mi, que tus ojos son el motor de mi vida, que tus labios son el impulsor de mi ilusión, que tu cuerpo es el propulsor de mi energía. Eres perfecta, preciosa y jamás me cansaría de mirarte, de escucharte, de amarte. La distancia no nos va a separar, porque sé que detrás de los kilómetros me estarás esperando.

Te daré lo que quieras porque confío en ti, porque me puedo abandonar en tus brazos, porque sé que no me vas a fallar, que vas a estar allí, para lo bueno y para lo malo… para protegerme, cuidarme, mimarme… En una suave, cómoda y tibia telaraña me tienes atrapada y cuando veo el amor con que has tejido ese hermoso espacio para mí, más aferrada a ti me siento, y vivo esperando que vengas pronto a devorarme de una vez y para siempre…

Tuya, toda tuya...

viernes, 25 de julio de 2008

Ho capito



* * *

He comprendido que te amo
cuando he visto que bastaba un retraso tuyo
para ver que en mi desaparecía la indiferencia
para temer que tu no venias más

He comprendido que te amo
cuando he visto que bastaba una frase tuya
para hacer que una tarde como otra
empezara a iluminarse por encanto

Y pensar que poco tiempo antes
hablando con alguien me he puesto a decir
que ya no hubiera vuelto
a creer en el amor
en iludirme y soñar

Y mira que luego
he comprendido que te amo
y ya era demasiado tarde para volver
por algún tiempo he buscado en mi la indiferencia
luego me he dejado llevar en el amor

jueves, 24 de julio de 2008

Paciencia

Paciencia,
sólo te pido paciencia,
detenerme después de haber cumplido cualquier pecado,
poniéndome las esposas de tu amor;
aguantando mis pequeños caprichos,
encerrándome en la cárcel de tu sosiego.

Paciencia,
sólo te pido paciencia,
tranquilizarme cuando me pongo voluble,
sometiéndome a horas de interrogatorios de caricias;
escuchando mis ruegos de compasión,
declarando la sentencia de tus dulces palabras.

Y si algún día decidieras no tener clemencia
mátame con la espada de tu perdón.

miércoles, 23 de julio de 2008

martes, 22 de julio de 2008

Escalera de emociones

¿Porque tantas preguntas? ¿Porque no aprendo a vivir en vez de plantearme todo tipo de asuntos? ¿Porque rebusco en mi conciencia para encontrar algo que me hace sufrir? ¿Porque me esfuerzo en complicarme las cosas?

Subo los viejos escalones de mi alma. Esos grandes, insalvables escalones que me agotan al salir. Me siento débil, sin fuerzas, pero aun así sigo adelante, arrastrando los pies a cada paso, llevando esta sutil pena que es mi misma vida. Mis ojos se esfuerzan en mirar la cima, esa meta que parece inalcanzable. Cierro los ojos. Los abro. Vuelvo a mirar. La fuerza me mira impasible, convenciéndome que no estoy lejos. Quito la lupa de la cobardía y veo que los escalones no son tan grandes, que el camino no es tan infinitamente largo. Mis pies se levantan del suelo y recorren esos insuperables, pequeños escalones con una facilidad sorprendente. Miro hacia abajo. Veo la injusticia y la indiferencia con una malvada sonrisa en la cara, el desanimo y la tristeza dándose un abrazo, la fatiga y la desesperación cogiéndose de la mano, el egoísmo y el temor bailando la danza de la muerte. Y a mi lado veo los fundamentos de mi ascenso. El deseo y la voluntad me empujan hacia el objetivo final, mirándome con los ojos de la esperanza. El amor y la fe me cogen por los hombros. La felicidad y la paz gritan mi nombre. Y al final de este eternamente corto trayecto llego a ver la luz, distingo tu mirada. Parezco flotar. La impaciencia junto al entusiasmo me ponen las alas y la pasión enciende el motor de mi corazón. Y vuelo…acercándome cada vez más a mi destino, a la recompensa de tu sonrisa.

Es tan infinitamente estremecedor llegar hacia ti, tan placentero el poder por fin alcanzar la felicidad de tus besos y la ilusión de tu piel. Es tan increíblemente bonito volver a tener la esperanza de tus ojos, la confianza de tus manos, la convicción de tu ternura, el convencimiento de tus actos, la fe de tu palabra, la creencia en el amor eterno, en querer, en quererte...

lunes, 21 de julio de 2008

Un dia gris...sin ti

[…] hoy tomo mi último rumbo desde mi cuerpo hasta el tuyo
desde donde estoy a ti […]

[…] tú serás mi último puerto para amarrarme a tu alma
y sólo yo vivir en él […]

[…] Faro que alumbras al mundo por encima de la tempestad
devuélveme la esperanza a y que brille mi estrella
pero no en soledad oye mi voz mi última oportunidad
faro que alumbras al mundo alumbra mi vida […]

Faro de Lisboa, Revolver

* * *

Sensación de vacío, una mezcla de temor e incredulidad. Me siento perdida en estas grandes, enormes redes de la felicidad. Tengo miedo de clavar mis esperanzas otra vez en el idealismo de un sueño, demasiado bonito para ser verdad. Me aterroriza el volver a empezar, consciente de que las pasadas 1000 veces mis creencias se han convertido en incertidumbres, en inundaciones, en tormentas, en piezas afiladas de un vaso de cristal roto. Me siento culpable, responsable de no haber sabido manejar las situaciones, de querer algo con todas mis fuerzas que al fin y al cabo siempre se me escapaba de las manos…y quizás también me mortifico, convenciéndome de que no merezco algo tan bonito como tú.

¿Y ahora?

Ahora las farolas de la esperanza me trazan el camino, llevándome hacia un lugar más seguro: el lecho de tus brazos. Ahora sé que eres lo único que quiero, sé que sin ti no valgo nada, sé que me haces feliz, que tu presencia se me hace tan indispensable como el aire para mis pulmones. Pero mis ojos se ciegan al ver tanta luz y me inunda el desanimo. Quizás esta tristeza también se debe a las ganas de tenerte y no poder palparte, abrazarte y no llegar a tocarte, sentirte cerca y no poder borrar esos miles de kilómetros que nos separan. Necesito que estés aquí. Necesito que me abraces. Despacio. Lento, para poder cerrar la puerta a las pesadillas, a los miedos, a las inseguridades y cegarme de tus ganas de querer y de quererte.

¿Y hoy?

Supongo que hoy es uno de esos días donde todo lo veo gris. Uno de esos días donde siento que no te tengo, mientras en verdad siempre estás conmigo. Uno de esos días donde no sé si lo que siento lo debería sentir, aunque me doy cuenta que es... que eres lo único que quiero. Y poco a poco levanto la cabeza, enfrento mis miedos y me convenzo que esta vez será diferente, que los cuentos de hadas si existen si tú eres la protagonista principal. Poco a poco mis ojos se acostumbran a la intensa luz de las farolas y con paso decidido sigo adelante, entregándome a las deliciosas llamas de la felicidad, sometiéndome a las exquisitas cadenas de tu amor.

¿Y mañana?

Mañana habré llegado a mi destino, taciturna y satisfecha. Disfrutaremos juntas el eterno trayecto de la alegría, enfrentando los temores, luchando contra los pequeños baches y llenándonos de amor. Mañana lo que deseo es poder despertarme a tu lado, sentir que debajo de mis sabanas descansa la silueta de tu cuerpo. El poder besarte la frente sin tener que despertarme del sueño. Mañana quiero que el sol filtre a través de mi ventana iluminándote la cara con una sonrisa. Quiero que las flores se abran al contemplar tu rostro. Mañana quiero dar un paseo por el río y verte feliz a mi lado. Quiero tenerte en mis brazos y susurrarte al oído que te quiero. Mañana… quiero estar contigo.

Supongo que hoy es uno de esos días donde todo se ve gris… y mañana… volveré a ser feliz…contigo.

domingo, 20 de julio de 2008

La vieja locomotora

De pronto, atronadora,
entre un humo que surcan llamaradas,
despide la feroz locomotora
un torrente de notas aflautadas,
para anunciar, al despertar la aurora,
una estación que en feria convertía
el vulgo con su eterna gritería,
la cual, susurradora y esplendente,
con las luces del gas brillaba enfrente;
y al llegar, un gemido
lanzando prolongado y lastimero,
el tren en la estación entró seguido
cual si entrase un reptil a su agujero.

El tren Expreso, Canto I, IX, Ramón de Campoamor

* * *

En las noches vacías, la vieja locomotora de los deseos se desvía de los antiguos raíles y elige una nueva ruta para recompensar tu ausencia. A cada palada de carbón, los pistones impulsan las ruedas, llevándolas a lugares desconocidos, y añadiéndole una pizca de tu presencia, se pierden en campos verdes llenos de tus caricias, pasan por montañas que gritan tu nombre, atraviesan ríos donde fluyen tus palabras, transcurren cascadas que se inundan de tu belleza, alcanzan los rayos de sol que desvanecen en los sueños del tu piel.

Suspiros. Suspiros que rebotan en mi corazón como el dócil sonido de la locomotora. Esos suspiros tuyos que me hacen sentir viva, que me conducen hasta el destino final, hasta los mares de sueños de tu mirada, esa mirada que me da la vida, que me acerca al anhelo de tus besos. Esos suspiros tuyos que me obligan a aguantar la ‘dulce’ espera de poder por fin tenerte. Esos suspiros tuyos que me llevan a la locura, que me guían hasta el deseo de poder amanecer a tu lado. Esos suspiros tuyos que me permiten contemplar tu belleza y ver que aún sueñas despierta para así perder el cansancio. Esos suspiros tuyos que anhelan más allá del horizonte para no estar perdidos en el olvido.

Estás tan bonita esta noche, te sienta tan bien el pelo suelto, me atraen tanto tus dulces ojos color miel, me enloquece tanto tu suave boca de fresa, me apasiona tanto tu cuerpo… ese cuerpo que mis manos delicadamente desean descubrir. Me quedaría recorriendo tus paisajes para siempre, no bajaría nunca, pasaría cada estación con la suave brisa de tus suspiros despeinándome el pelo, simplemente me dejaría llevar por esta vieja locomotora, que noche tras noche, minuto tras minuto, segundo tras segundo me lleva hacia ti.

sábado, 19 de julio de 2008

El miedo de sentir miedo

El miedo es el mayor de los tormentos en los momentos felices. Si fuera por el miedo no disfrutaríamos de nada, pero a la vez es un sentimiento inherente a la vida, y si estamos vivos podemos aspirar a la felicidad. Hay que aprovechar las oportunidades que da la vida, si nos equivocamos cogeremos impulso y seguiremos adelante. El miedo viene pero también se va.

¿A que tenemos miedo?, ¿a quién tememos?, ¿Por qué?:
A la soledad que nos acecha en cada esquina.
Al olvido y a no poder olvidarte.
A la distancia y a tenerte cerca.
A necesitarte y a que no me necesites.
A no poder dormir y si duermo no soñar contigo.
A mirar el móvil cada dos minutos y no ver tu mensaje.
A herirte y a que tú me hieras.
Temo a temer y a que tú temas mis temores.

En definitiva miedo a quererte, pero es tarde, ya te quiero…

* * *

Felicidades pequeña, espero que tengas un día maravilloso, aun no estando allí físicamente, estoy con todo mi corazón, alma y mente. Te quiero.

viernes, 18 de julio de 2008

Sin final

No podemos seguir aferrándonos al avejentado modo del amor si carecemos de la confianza en el futuro. Ya que sin éste el amor se muere.

jueves, 17 de julio de 2008

Quien duerme no cría peces

He vuelto a vivir, mis pies han vuelto a elevarse del suelo; he vuelto a soñar, mis ojos se pierden en la vorágine infinita de la imaginación; he vuelto a sentir, mis manos desean poder tocar tu dulce piel; he vuelto a querer, mis oídos se enamoran con el sonido de tu voz.

La esperanza junto al miedo ruegan al cielo, el deseo y la desconfianza suplican al mar, resignándose a la dulce prórroga, como los habitantes de un pintoresco puerto esperan al pequeño barco de pesca al atardecer, con la esperanza de una captura excelente.

A partir de ahora, cada mañana los pescadores saldrán al mar abierto, convencidos que la recompensa será grande. A partir de ahora a pesar de la tormenta, de la alta marea, de los infinitos monstruos marinos, se arriesgarán para llevar a cabo su misión, llevando a la orilla una enorme cantidad de peces, aplacando el hambre de la muchedumbre.

A partir de ahora, cada mañana me despertaré con ganas de vivir, convencida que la recompensa será grande. A partir de ahora, a pesar de las dificultades, de los problemas, de la infinidad de gente mala, me arriesgaré para llevar a cabo mi misión, entregándote una enorme cantidad de cariño, para ser feliz….haciéndote feliz.

miércoles, 16 de julio de 2008

Mi esperanza

Ya nunca más diré, todo termina...

Ya nunca más diré: «Todo termina»,
sino: «Sonríe, alma, y comencemos.»
En nuevas manos pongo nuevos remos
y nuevas torres se alzan de la ruina.

Otra alegre mañana determina
el corazón del mundo y sus extremos.
Juntos, alma, tú y yo inauguraremos
este otro amor y su preciosa espina.

Para mirar mi muerte atrás miraba
y encontré renaciente la llanura
y sellada la boca de mi herida.

Ni el nombre sé yo ya de quien amaba,
desmemoriado y terco en la aventura
de que quien me mató me dé la vida.

Antonio Gala

* * *

A veces hay que sacar fuerza de flaqueza, para seguir creyendo en algo que parece imposible, para subir la autoestima que te bajaron todas las llamas del desafecto, para dar una torta moral a todos los destruyesueños, para subir las rampas y volver a ver el cielo, para seguir adelante, para volver a ser feliz.

No pienso renunciar, a pesar de todas las caídas, todos los tropiezos, todas las heridas. Puede que me caiga otra vez, puede que las heridas sean aun más profundas e insoportables, pero hoy por hoy me haces feliz y no quiero, no puedo pensar en dejarte escapar.

Porque sí, porque no puedo parar de sentir, porque no soy de piedra, porque me importas, porque me encantas, porque quiero hacerte feliz, porque… te quiero.