domingo, 7 de septiembre de 2008

¿Porque?

¿Porque?
¿Porque no puedo callarme?
¿Porque no puedo dejar de sentir?
¿Porque no puedo dejar de amargarme la vida?

Necesito aire,
necesito escaparme,
salir del ahogo de mi propia existencia.

No me quiero autodestruir.

Intelecto, llévame a la razón; razón, dame la fuerza; fuerza, sácame adelante. Sálvame.





Si vivo en esta calle será por algo...
No me rindo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! soy la fuerza y vengo a salvarte. Te lanzo un cabo para que te agarres como si en ello te fuera la vida. Pero no lo voy hacer gratis, a cambio exijo varias cosas, la primera es que no pongas freno a tus palabras, la segunda que llores si tienes que llorar y que rías siempre, la tercera que tus sentimientos y tu razón coexistan amigablemente. Podría seguir pidiendo pero yo no vivo en esa calle. Yo tambien te aprecio.

Cookie dijo...

No te rindas.
No me rindo.
No nos rendiremos.

Sí, vives en esa calle, y es por algo sí, porque tenemos fe.
Tenemos fe en Dios, en nosotras, en nuestro futuro, en nuestro amor, en el camino que pasito a pasito caminamos juntas. Amor, ahora veo la luz, y ese foco, ese brillo te ilumina a ti, porque tú eres el final de mi camino, el motivo de mi Vida, de mi Todo.

Gracias por existir, princesiña.
¡Te amo infinito, cariño!