martes, 20 de mayo de 2008

La vida y mi regalo, el regalo de mi vida...

La vida nos trae muchas sorpresas. Un día crees de haber vencido el mundo, mientras el otro no sabes cómo seguir adelante. Un día piensas que todos tus sueños se hacen realidad, mientras el otro ves como se caen en trozos. Muchas veces piensas que después de una caída ya no eres capaz de levantarte, de seguir adelante. Piensas que ya nada valga la pena. Juzgas al mundo, a las personas, al amor. No das segundas oportunidades. Para ti todo está dicho. No confías porque tienes miedo, mucho miedo. Miedo de que haya otra caída, otro tropiezo. Pero poco a poco las cosas van cambiando. Llegas a ver que la vida no es tan dura, que las personas no son todas iguales, que quizás el amor existe y las personas que te aman de verdad también. Y vuelves a levantarte, vuelves a sentirte a gusto contigo misma a pesar de todo lo desagradable que haya sucedido en tu vida. El pasado es pasado. Hay que mirar para adelante sin que nada de todo lo que haya ocurrido te influya. Es difícil, muy difícil. Hacen falta personas que te entiendan, que te quieran, que tengan paciencia, que te tranquilicen. Y hace falta sobre todo tu fuerza interior, tu voluntad de ver que las cosas pueden ser diferentes a pesar de que la mayoría de las veces hayan ido mal. Hay que centrarse en el presente, por ti misma, pero también por los demás. Los demás se meritan una oportunidad, no se merecen que los juzgues sin que ellos en particular hayan hecho nada.

Te he encontrado y no pienso soltarte. He empezado a amarte y no pienso dejar de enamorarme cada día más de ti. He vuelto a creer gracias a ti y no pienso dejar que esto se acabe. Voy a luchar por ti, por todo esto. Es cierto, habrá veces en que tendremos problemas, cada relación los tiene. Pero la fuerza está justo en el tener la inteligencia para manejarlos. No creas que las parejas que están juntas desde hace 60 años siguen locamente enamoradas y lo hayan sido todo el tiempo. Por supuesto han seguido adelante porque se querían y porque no podían estar el uno sin el otro; se daban cuenta que sin la otra persona no eran nada; pero sobretodo han seguido adelante porque sabían afrontar los problemas con astucia.

Escaparse, huir de los problemas, terminar a cada rato es algo muy peligroso. Hay que luchar y ser además de escuchar a nuestros sentimientos tenemos que usar la cabeza, ser inteligentes. Y nosotras podemos. Cada vez irá mejor, cada vez nos amaremos más. Cada día te amo más. Nos daremos cuenta de que estamos hechas la una para la otra, que somos la pareja más bonita del mundo, porque lo somos.

Tu eres mi regalo enana, el regalo más bonito que me hayan traído jamás. Te amo.

1 comentario:

enana dijo...

Mi amorrr...!!! es hermoso.. igual que tu..!! TE AMO MUCHISISMO MI NENA!