sábado, 2 de agosto de 2008

Luchar...y vencer

Nadie podrá ganar a la fuerza de nuestro amor…
Nadie podrá destruir las redes de nuestra relación…
Nadie podrá vencer al ímpetu de nuestra felicidad…
Nadie podrá convencer a la razón que nuestros corazones no tengan juicio…
Nadie podrá romper en trozos lo que hemos construido…
Nadie podrá quitarnos la esperanza…
Nadie podrá separarnos…

Porque sí, porque somos fuertes, porque estamos hechas la una para la otra, porque lo eres todo para mí, porque nos queremos, porque yo soy tuya y tu eres mía, porque nos hacemos felices, porque –poquito a poco- viviendo el presente, construimos nuestro futuro… juntas, siempre juntas.

Vamos a luchar, a luchar por nuestra relación, a luchar por todo lo nuestro, vamos a luchar por nosotras amor, por nosotras. Venceremos.

Todo nos fortalece, todo nos ayuda para seguir adelante, aun más convencidas, aun mas conscientes de que esto es para siempre…poquito a poco…

Presente y… infinito.

Te amo, no lo olvides…nunca.

* * *

- Si la dejas escapar morirás, la muerte del corazón es la más horrible que existe.
- No te dejaré escapar.

2 comentarios:

Musi dijo...

¿Contra quien lucháis? Contra la incomprensión y una excesiva injerencia.

¿Por qué lucháis? Por defender nuestra realidad, nuestro espacio, nuestra relación, por nosotras.

¿Qué armas tenéis? La certeza de nuestros sentimientos, la ilusión por seguir adelante, la confianza mutua y un apoyo recíproco.

Las luchas son complicadas, siempre hay vencedores y vencidos. Por eso hay que intentar firmar la paz antes que comience la guerra. Si no fuera posible, hay que luchar a muerte por conseguir los laureles del exito, pero siempre siendo consciente de que toda disputa deja tras de si secuelas irrecuperables, solo paliadas por la generosidad del vencedor.

asturianina dijo...

De a poquito que voy leyendo, más identificada me siento con tus letras. Lucha, lucha siempre, no te rindas; yo pasé por tu mismo lugar, yo sentí lo que tú sientes, yo viví lo que tu vives, yo amé a la mujer que siempre he querido en mi vida, envejecer con ella (después de esos 30 años, como pusiste en otros escritos, también lo sentí). Y hoy, hoy me siento perdida por que el amor se fue....., por que tengo la mujer que tanto ansié, pero ya no tengo el amor, que tanto entregué, por el que tanto LUCHÉ.
Lucha y no desistas nunca más