domingo, 27 de julio de 2008

Tu cuello

Si quieres besarme.....besa
-yo comparto tus antojos-.
Mas no hagas mi boca presa..
bésame quedo en los ojos.

No me hables de los hechizos
de tus besos en el cuello...
están celosos mis rizos,
acaríciame el cabello.

Para tu mimo oportuno,
si tus ojos son palabras,
me darán, uno por uno,
los pensamientos que labras.

Pon tu mano entre las mías...
temblarán como un canario
y oiremos las sinfonías
de algún amor milenario.

Esta es una noche muerta
bajo la techumbre astral.
Está callada la huerta
como en un sueño letal.

Tiene un matiz de alabastro
y un misterio de pagoda
¡Mira la luz de aquel astro!
¡la tengo en el alma toda!

Silencio...silencio...¡calla!
Hasta el agua corre apenas,
bajo su verde pantalla
se aquieta casi la arena...

¡Oh! ¡qué perfume tan fino!
¡No beses mis labios rojos!
En la noche de platino
bésame quedo en los ojos...

Al oído..., Alfonsina Storni

3 comentarios:

Blumun dijo...

Lo bueno de los años es que curan las heridas, lo malo de los besos es que crean adicción.


Joaquín Sabina

Anónimo dijo...

Dios, me encanta, me ecnantas, me encanta escuchar 20 veces los poemas que me grabas, y cerrar los ojos e imaginarte, susurrándome al oído...

Te quiero mucho, y es que, es que, desde ayer a la noche me he quedado sin palabras, creo que ya te lo dije todo, adórote moito meu ceo ^^

Musi dijo...

No olvide nunca que el primer beso no se da con la boca, sino con los ojos.

Bernhardt